Se «ponen» comillas «a domicilio»


No es poco común encontrarse en las calles con letreros que dicen:

Se vende comida

“A domicilio”

O algo así:

Se solicita personal

“Sueldo competitivo”

La primera me causa una terrible sospecha de que, en realidad, te citan en un callejón oscuro para darte tu anvorguesa. La segunda me hace cuestionarme contra qué rivaliza ese sueldo (sospecho que no compite con el de Tim Cook). Pero, por supuesto, lo que más me inquieta es ¿por qué “utilizan” las comillas para “resaltar” lo que quieren decir?

Las comillas son un signo doble cuya función es enmarcar un fragmento del texto para propósitos específicos. Existen las comillas inglesas (“ ”), simples (‘ ’) y angulares (« »). Estas se pueden utilizar de forma jerárquica; en México y otros países de Hispanoamérica, se recomienda utilizar primero las inglesas, luego las simples y, finalmente, las angulares, en el caso de oraciones que requieran comillas dentro de un texto ya entrecomillado (comillaception). Por ejemplo:

Juanito nos contó: “Entonces mi abuela me dijo: ‘te hice galletas «especiales»’, y lo siguiente que recuerdo es haber despertado en el desierto junto a una cabra”.

A continuación una síntesis de estos usos:

a) Para delimitar una cita textual:

Como dijo un célebre pensador: “La Barneybolsa te ayudará, en ella todo encontrarás”. 

Hay que comentar que antaño, en citas integradas por varios párrafos, se utilizaban comillas de cierre en cada uno, pero hoy se prefiere reproducir la cita completa con sangría y un tamaño menor de tipografía.

Por otro lado, para intercalar una oración aclaratoria dentro de la cita no es necesario cerrar y volver a abrir las comillas, sino utilizar rayas con el comentario del transcriptor:

“Con la Barneybolsa y mi imaginación –dijo el poeta– haré una linda creación”.

b) Para introducir el pensamiento de un personaje en un texto narrativo:

“Es hora de arrojar esa bomba nuclear”, pensó el pequeño gato mientras sorbía su leche.

c) Para enmarcar una palabra que tiene un carácter irónico o metafórico, es vulgar o proviene de otra lengua:

Iremos a la playa a un “retiro espiritual”, los hongos son para una “sopa”.

Así hermanos, como dice ahora la chaviza, vamos al “netflix and chill”.

d) Para comentar los significados en textos de contenido lingüístico:

El nuevo ministro resultó ser todo un alcornoque, es decir un ‘zafio’ y un ‘ignorante’.

e) Para citar el título de un artículo, capítulo de libro, poema o cualquier otra subdivisión de una publicación:

Se nota que “Gerundiando” requirió más alcohol que “¡Singularia tantum, yo te invoco”, en este blog de locos Gramáticos Anónimos.

También, es pertinente recordar que después de unas comillas de cierre la puntuación general del texto no debe separarse con espacio. Si el texto citado lleva punto, debe colocarse fuera de las comillas de cierre. Asimismo, si la frase entrecomillada lleva signos de admiración o interrogación, estas deben de quedar dentro de las comillas. Por ejemplo:

El mensaje de Steve de Las pistas de Blue fue conmovedor: “Ahora, mírense ustedes, todo lo que han hecho y lo que han logrado en todo este tiempo. Es increíble, ¿verdad?”. Casi me hace llorar, pero porque sigo viviendo en el sótano de mis padres.

Elaborar frases en letreros con las comillas haciendo la función de signos de admiración es el camino más fácil para salir en una cuenta parodia de Twitter, así que, por favor, evítenlo como al Covid.

Espero que esto les haya “iluminado” en su camino de “exploraciones con la lengua”. Tengan siempre texto seguro y placentero.

Fuente:Comillas”, en Academia Mexicana de la Lengua, (13 de septiembre de 2021).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s